Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 octubre 2017

SABER AMAR

https://i.pinimg.com/736x/da/f3/7a/daf37a10072e0ae35462065f612b723a--oil-painting-on-canvas-figure-painting.jpg

¡Qué difícil es! Es ocasiones nos perdemos, intentando agradar a la otra persona, a nuestra pareja, dejamos de ser nosotros/as mismos/as. “Olvidamos” lo que nos gusta para asumir como propias las aficiones de la pareja, cambiamos de forma de vestir, de peinarnos y casi hasta de pensar y sentir, sólo por darle gusto a la persona con la que compartimos nuestra vida. Es curioso como “recordamos” todas nuestras aficiones cuando la pareja se rompe, llama la atención también que dejemos de realizar actividades que supuestamente nos encantaban (ésas que eran de gusto de él o ella).

Hemos de seguir haciendo lo que nos gusta, siempre desde el respeto. Si se es aficionado/a al fútbol, está bien ir a los partidos, si nos gusta esquiar, bailar, montar en bici, pasear o cualquier otra afición que no podamos compartir con la pareja, hemos de mantenerla, pero dejando espacios para compartir (no es cuestión de irse todos los domingos al fúbol o a bailar). Hay que negociar porque la pareja necesita pasar tiempo unida, compartiendo gustos comunes. Y esa afición que no podemos compartir, pasa ser común cuando se habla de ella, cuando se cuenta la experiencia, es una forma de compartirla también.

Se trata de no olvidarnos de nosotros/as /as pero al mismo tiempo cuidar de nuestra pareja, se trata de que tenga su espacio y nos deje el nuestro, pero deseando al mismo tiempo estar juntos y encontrar los momentos para hacerlo. Hemos de mantener una vida en común y cuidarla, pero difícilmente podemos hacer feliz a la otra persona si no lo somos nosotros/as, y no seremos felices si nos olvidamos de quienes somos, de lo que nos gusta, de lo que nos hace sentir bien.

Saber amar implica aceptar a la otra persona tal y como es, con sus virtudes y sus defectos sin cometer el grave error de intentar cambiar lo que no nos gusta. Si amamos a alguien ha de ser en su totalidad, entendiendo que nosotros/as tampoco somos perfectos/as. Por supuesto, no hemos de permitir tampoco que nuestra pareja quiera cambiarnos, ha de amarnos tal y como somos (lo que no quita que podamos dar un gusto a la otra persona poniéndonos ese vestido que le gusta a él o la camisa que le encanta a ella, los extremos nunca son buenos). Acompañar a la pareja en su camino, ir a su lado, compartir sin dejar de ser uno/a misma. Apoyar y dar amor.

Se trata de saber ceder y al mismo tiempo hacernos respetar, de dar para recibir, de sentirnos felices haciendo feliz a la otra persona, y que esa persona sea feliz cuando nos haga felices a nosotros/as. Hay que estar pendiente de la otra persona sin dejar de cuidarnos nosotros/as mismos/as, de amarla y respetarla y al mismo tiempo exigir lo mismo. Porque si una persona nos ama, ha de cuidarnos, apoyarnos y respetarnos. En caso contrario, no es amor.

Creo que es con los años, si nos acompaña la suerte, cuando aprendemos realmente a amar. Cuando sabemos estar con la otra persona, hacerla feliz siendo felices nosotros. Cuando ya tenemos claro que el amor nos tiene que hacer más felices y no infelices, cuando hemos descubierto que el amor es sinónimo de apoyo, de comprensión y sobre todo de respeto. Cuando hemos comprendido que el amor es alegría y no tristeza, que es esperanza e ilusión y no amargura y desencanto, en fin, cuando ya sabemos que no hay que sufrir por amor.

Gracias a mi amor, a mi marido, por darme tanto amor y sobre todo por saber amarme.

Obra de Karen Tarleton

 

Anuncios

Read Full Post »