Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 junio 2014

Huida por el mar, por Latyip 

Esta frase viene a nuestro pensamiento en algunas épocas de nuestra vida. Son esos días, o esos meses, en los que parece que todo el mundo gira a nuestro alrededor y no precisamente para nuestra satisfacción, sino que nos sentimos en el centro de una diana  viniéndonos las flechas sin piedad de todas las direcciones. La vida se nos presenta con la sensación de absoluta falta de control por nuestra parte haciéndonos sentir como un barco a la deriva.

Todos/as vivimos tiempos así, de repente todo parece juntarse: problemas familiares, laborales, de salud, de relaciones, y falta de tiempo y  energía para afrontarlo todo, porque junto nos resulta demasiado y nos supera.

Ante todo calma y un respiro, también es bueno recordar que todo pasa y que llegará el momento en que veamos esta época como una pesadilla, algo que pasó y ya está, diremos simplemente: “¡Qué mal lo pasé!, pero ya pasó”. Entonces estaremos inmersos/as en otra situación, en otra época, en otros momentos seguro más gratos. Mientras ese ansiado periodo llega, regalémonos un descanso, un respiro que he dicho antes, hagamos algo que nos resulte placentero y nos calme, puede ser una lectura agradable, una llamada a un/a amigo/a, o quedar para tomar un café, dar un abrazo a nuestra pareja, escribir, reposar un rato en el sofá, salir a dar un corto paseo, hacer manualidades, mirar un rato por la ventana… cualquier cosa que nos sirva para calmarnos y sentir un poco de paz y de descanso.

Tenemos que recordar que a veces hay que parar y respirar para conseguir seguir avanzando y haciendo frente a nuestra vida, no se puede estar en tensión las 24 horas del día, realizando tareas que no nos agradan, dándole vueltas a los problemas  o intentando programar todo lo que tenemos pendiente.  Si estamos agotados/as física, mental y emocionalmente,  nada haremos bien. Esto han de tenerlo muy en cuenta los cuidadores/as, sobre todo de personas altamente dependientes, es preciso que se tomen un tiempo de descanso, que se cuiden un poco para poder seguir cuidando de la persona que tienen a su cargo. Por lo tanto cuando estemos agobiados/as, cuidémonos un poco, querámonos,  sonriamos y después seremos capaces de “agarrar al toro por los cuernos”  y plantarle cara a la vida. Habrá de ser poco  poco, paso a paso, estableciendo prioridades y poniéndonos cortas metas, sólo así veremos cómo las cosas día a día a día irán mejorando. Sigamos adelante, hagamos frente a la tempestad, pronto llegará la calma y un puerto seguro.

 “Sobrevivir al oceano” de Latyip

Anuncios

Read Full Post »