Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 febrero 2013

No sé en qué momento se ha perdido. No sé si fue cuando una generación decidió que quería, más que ser padres, ser los amigos de sus hijos, ¡tremendo error!, los amigos/as no tienen que educar, no es su responsabilidad. Los/as amigos/as, que  han de pertenecer al grupo de edad de los hijos, compartirán diversiones, intereses, y descubrirán el mundo al mismo tiempo, ésa es su labor. A las amistades no les corresponde poner normas, marcar límites y corregir conductas (aunque pueden hacerlo por influencia). Esa labor fundamental les corresponde a los padres.  Los/as amigos/as juegan un importante papel en la vida de los hijos/as, y en épocas serán su mayor influencia, por eso sí hay que estar al tanto de quienes son y comprobar que esa influencia es positiva, pero la educación les corresponde a los padres y madres. En su momento ya hablé de la Excesiva Permisividad en la Educación de los hijos (al final del artículo pongo el enlace para ese otro artículo, recomiendo su lectura).

No sé si también el respeto se perdió cuando pudimos comprobar que la conciliación de la vida laboral y familiar en España es una utopía, al menos a día de hoy (y ahora más que nunca). El otro día estuve viendo el programa “Salvados” y comentaban que en Finlandia los/as hijos/as salían del colegio sobre las 14-15 horas y los padres si acaso una hora más tarde (abajo pongo el enlace para quien le interese ver el programa). También escuché decir a los profesionales de la enseñanza lo que yo ya sé: a los/as profesores/as les corresponde enseñar, transmitir conocimientos, la labor básica de educación les corresponde a los padres y madres. Corresponde a la familia por lo tanto enseñar las normas de convivencia, el respeto a los demás (y sobre todo a los mayores), cómo comer, cómo sentarse, cómo pedir las cosas, a decir gracias, a dejar salir antes de entrar… ¡tantas cosas!, todas básicas y muchas veces olvidadas. Y también corresponde a los/as padres/madres enseñarles a sus hijos/as a respetar a sus profesores/as, porque la falta de respeto a los padres se extiende al profesorado, por supuesto.

Y hemos llegado al extremo del maltrato, malos tratos a los padres, a los abuelos (hay un programa de televisión que nos da una triste idea de lo que se vive en algunas casas). Reconozco que es algo que me indigna sobremanera. Me enseñaron a respetar a mis mayores y a mis padres y abuelos especialmente, (y también a mis profesores/as) y ver ciertas escenas me sobrecoge (prefiero evitármelas, la verdad). ¿Cómo hemos podido llegar a este punto? Según las estadísticas, el aumento de los casos de maltrato a los/as padres/madres es realmente alarmante,  4.000 casos fueron denunciados en el año 2008, 5.201 en 2009, algunos menos en 2010 (4.995) y recalco lo de denunciados porque sin duda son muchos más, pero se ocultan por vergüenza (aunque la vergüenza la tendrían que tener los/as hijos/as adolescentes que maltratan).

¿Qué hacer?, pues si se da el caso, tomar las riendas, ser valientes y afrontarlo, pedir ayuda a profesionales (aunque los recortes están afectando, y mucho, a los Servicios Sociales) y desde luego, si la situación nos resulta incontrolable, denunciar.

Pero lo que hay que intentar por todos los medios es frenar la conducta del/a menor antes de llegar a estos extremos, si a un niño o una niña se les permite hacer todo con 4 años, va a seguir así, y con 4 podemos contenerlos, pero con 16 no. La educación ha de iniciarse desde que nos ponen a nuestro/a hijo/a en brazos y mantenerse hasta que ya pueda manejarse por sí solo en la vida, y el respeto, por supuesto, ha de exigirse siempre, se tenga la edad que se tenga.

Es importante saber que:

  • Educar es poner normas, marcas límites, decir No cuando es que No y no cambiar de idea.

  • Educar es amenazar con un castigo si estamos seguros de que vamos a llevarlo a cabo, si no, es totalmente contraproducente.

  • Educar significa que si el/la adolescente tiene que saber que un mal comportamiento traerá consecuencias negativas para él/ella.

  • Educar también significa que si se hacen las cosas bien hay que recibir una recompensa (y no me estoy refiriendo a nada material, que quede claro), por ello premiaremos a nuestros/as hijos/as cuando se porten bien.

Y por supuesto hay que dialogar, hablar con los/as hijos siempre, estar al tanto de sus vidas, de las compañías y pendientes de su rendimiento académico. Me llamó también la atención en el programa de “Salvados” que antes he mencionado, que los padres en Finlandia no tienen problemas para faltar al trabajo y acudir a las reuniones con los profesores, y que incluso está mal visto que no lo hagan. De nuevo nos damos de frente con la falta de conciliación de la vida laboral y familiar que aquí sufrimos, y ahora también con el exceso de alumnos/as en las clases… pero de eso ya hablaré otro día.

Dejo  enlaces para el programa de “Salvados”

 Salvados aviva las movilizaciones en favor de la educación pública de calidad

Programa completo “Cuestión de Educación” de “Salvados”

Mis otros artículos:

(Excesiva permisividad en la educación de los/as hijos/as)

https://efira.wordpress.com/2015/06/11/educar-para-evitar-la-violencia/

Read Full Post »