Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3 diciembre 2009


Apoteosis de la Familia Pisani de Giovanni Battista Tiepolo

Intentaré explicar la diferencia entre miedo y fobia de una forma lo más sencilla posible.  Todos tenemos miedos, pero hay que intentar valorar si ese miedo es razonable, si está justificado, o si por el contrario es un miedo innecesario del que deberíamos intentar librarnos para vivir de forma más tranquila y feliz.

Hay miedos necesarios, miedos que pueden salvarnos la vida, librarnos de llevarnos un buen susto, de una enfermedad, de un dolor, de un sufrimiento. Si tenemos miedo a ir por una calle de noche en un barrio peligroso, ese miedo puede librarnos de un atraco, una violación o incluso puede salvarnos la vida, pero si tenemos miedo a ir por cualquier calle, a cualquier hora, ese miedo, por el contrario, no nos dejará vivir, se ha convertido en fobia.  Si tenemos miedo cuando hay una situación de peligro real, una amenaza, es algo totalmente normal, ahora, si esa reacción de miedo la tenemos sin que haya amenaza alguna, o bien nuestra reacción es extremadamente intensa para el riesgo real de la situación, entonces sufrimos una fobia.

Hay fobias que pueden no resultar muy molestas, a unas personas y que sin embargo limiten de forma importante la vida de otras.  Si una persona tiene fobia a los ascensores pero vive en un ambiente rural donde nunca tendrá que coger uno, esa fobia no limitará su vida en absoluto, pero seguramente lo hará si tiene fobia a los insectos y probablemente si la tiene a las serpientes. Por el contrario, esa fobia a los ascensores limitará de forma importante la vida de una persona que viva en un medio urbano y no le supondrá ningún problema si tiene un miedo exagerado a las serpientes porque raramente se encontrará con alguna.

Siempre hay que tener en cuenta que los miedos, si no les hacemos frente, irán a más. Cuando tomemos conciencia de que nuestro miedo es exagerado, que no está justificado, que no hay un peligro real, hay que intentar superarlo haciéndole frente, exponiéndonos a esa situación que nos produce temor, poco a poco nos iremos sintiéndonos más seguros. Si la reacción que tenemos es demasiado fuerte, demasiado intensa para poder soportarla, nos limita en nuestra vida diaria y hemos comprobado que solos no podemos controlarla, sería conveniente acudir a un profesional. La vida es demasiado corta y demasiado bonita como para que los miedos nos impidan disfrutarla como nos merecemos. Afortunadamente, hay solución.

La Fuente del amor, de François Boucher

Anuncios

Read Full Post »