Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5 julio 2009

Plaza Spittelmarkt. Berlín 1912. Paul Hoeniger

El estrés se produce en el mundo laboral cuando sentimos que las demandas del trabajo nos superan, cuando se produce una situación de presión a la que no podemos responder adecuadamente. Si soportamos esta presión por mucho tiempo sin poner medios para  superarla,  puede acabar produciéndonos trastornos psicológicos y físicos. La superación del estrés laboral dependerá en muy buena parte de las causas que lo produzcan y de nuestra capacidad de resistencia al estrés en general.

Se puede producir estrés laboral por no coincidir las habilidades requeridas por el puesto con las que tenemos (por exceso, defecto, o por ser diferentes), por falta de organización laboral, por una mala supervisión, por excesiva competitividad entre el personal que conduce a falta de solidaridad y apoyo o que incluso podría llegar a “ponerse la zancadilla” unos a otros. En cualquier caso, se produciría una  sensación de falta de recursos para atender las demandas del medio y una pérdida de la sensación de control que llevaría a una reducción en la motivación y en consecuencia en el rendimiento laboral. A veces se puede cometer el error de presionar en exceso a un trabajador buscando un aumento del rendimiento, cuando en realidad lo que se consigue finalmente es una disminución del mismo. Todos rendimos más si las condiciones de trabajo son favorables, si nos sentimos a gusto, si vamos contentos a nuestros trabajos, si nos sentimos apoyados por compañeros y jefes, si se nos escucha y atiende,

Las causas que producen el estrés laboral son por lo tanto diversas y diversas son las conductas a seguir. No es lo mismo que el problema esté en una falta de organización de la Empresa o en las relaciones personales dentro de la misma, o si se debe a que nuestras capacidades no son las adecuadas para el puesto que estamos ocupando. Es cuestión de analizar el problema, las causas,  y buscar soluciones. También tenemos que tener en cuenta la propia resistencia al estrés.

Si el problema se debe a la falta de organización dentro de la Empresa o por la excesiva competitividad, se debe plantear la cuestión o cuestiones dentro de nuestras posibilidades, recordando que sería para beneficio del trabajador, pero también de la propia Empresa.

Si sentimos que el puesto no es el idóneo teniendo en cuenta nuestras capacidades tenemos varias opciones dependiendo del problema. No es igual que nos exijan realizar actividades para las que no tenemos conocimientos, experiencia o capacidad, a que el puesto esté por debajo de nuestra capacidad, conocimientos o experiencia. En el primer caso nos tenemos que plantear prepararnos, hacer cursos, pedir ayuda,  o, si no es posible, demandar otro puesto más acorde con nuesta capacidad. Si por el contrario sentimos que estamos desaprovechados igual deberíamos demandar otro puesto de trabajo. Tanto en el primer caso como en el segundo,  como último recurso se podría plantear la renuncia al puesto de trabajo. Es verdad que estamos soportando una crisis económica mundial y es difícil encontrar trabajo, pero si la situación nos resulta insostenible y llega a afectar a nuestra salud y a nuestra vida en general, hay que planteárselo y pensar en posibles alternativas. En cualquier caso pienso que hay que hacer antes un esfuerzo para cambiar la  situación laboral o nuestra respuesta a la misma. En ocasiones es imposible cambiar las condiciones laborales y tampoco podemos renunciar al puesto de trabajo (al menos de momento). En este caso, tendríamos que ocuparnos de nosotros mismos, de nuestra respuesta a la situación estresante que estamos viviendo y recurrir a estrategias  de comportamiento que nos conduzcan a una mejora de la situación. Se trataría de mejorar en algunos casos nuestras habilidades sociales, aprender una técnica de relajación, mejorar nuestra vida en otros aspectos y tener hábitos saludables que beneficiarán nuestra salud. En algunos casos puede ser imprescindible un entrenamiento en solución de problemas,  trabajar sobre la autoestima o aprender a enfrentarnos a las situaciones más estresantes que se puedan dar en nuestro puesto de trabajo.

En cualquier caso hay que valorar cada situación porque ninguna es igual a otra como tampoco una persona es igual a otra. Intentar que los otros aspectos de nuestra vida, los otros ámbitos nos aporten calma, funcionen bien, y realizar actividades que nos resulten placenteras. En el trabajo es importante aprender la diferencia entre lo importante y lo urgente e intentar recuperar el control sobre la situación y organizarse lo mejor posible. Procurar que las relaciones personales en el trabajo y en nuestra vida en general sean fuente de satisfacción y alejarnos en lo posible de aquellas personas que nos resultan dañinas.

En muchas Empresas, por otro lado, se ha comprendido que aumenta el rendimiento si el trabajador se encuentra a gusto en su puesto y en la Empresa en general, y realizan cursos y actividades para mejorar el ambiente laboral y las condiciones de trabajo.

En fin, el estrés laboral es amplio, con muchos matices, con diversas causas y por lo tanto con diferentes modos de afrontarlo. En cualquier caso hemos de intentar controlar la situación y procurar que no afecte al resto de nuestra vida, recordando que el trabajo es sólo un aspecto más, no es el todo, y no debe serlo.

File:Firehole river at Upper Geyser Basin-2008-june.jpg

Geyser en el río Firehole. Autor: Mila Zinkova

Read Full Post »