Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 mayo 2009

 

Marie Victoire de Noailles

La menopausia es el cese definitivo de las menstruaciones y constituye un acontecimiento de suma importancia en la vida de la mujer, un cambio que la  mujer vivirá de forma más o menos negativa (o incluso positiva), dependiendo de si sufre más o menos trastornos y de sus circunstancias personales.

Antes que nada recordar que la menopausia es un proceso normal, absolutamente natural,  que forma parte de la evolución de la mujer y como tal hay que tomarlo. Por lo tanto, en ningún caso se debe vivir como un drama, no hay motivo para ello. Es cierto que se producen unos cambios físicos como consecuencia de la disminución gradual de estrógenos, pero estos cambios no deben condicionar en exceso nuestra vida, se trataría de hacer ajustes en nuestra alimentación y, si fuese necesario (barajando pros y contras), recibir terapia hormonal sustitutoria. En cualquier caso se trataría de hacer unos reajustes y desde luego, y desde el punto de vista psicológico, ver la llegada de la menopausia como el logro de la madurez y no como la pérdida de la juventud. La menopausia está mal vista, nos corresponde a las mujeres cambiar esta visión tan negativa de un hecho totalmente natural.

La menopausia es un cambio, y como cualquier otro cambio, requiere de un esfuerzo adaptativo, pero una vez hecho éste, la nueva etapa en la vida de la mujer puede ser fuente de satisfacciones porque la vida continúa, y, afortunadamente, hoy en día, tras la menopausia la mujer tiene tras de sí muchos días para vivir y disfrutar. El cómo vivirá una mujer la menopausia va a depender, sobre todo, de sus características personales y de sus circunstancias de vida, por lo tanto no afectará igualmente a una mujer que a otra, no se vivirá de la misma manera, y no se verá, desde fuera, de igual modo. De hecho, algunas mujeres no viven la menopausia como algo negativo ni estresante sino como una liberación (de la menstruación y todo lo que ella comporta, de la depilación continua…). El problema es que en algunos casos la llegada de la menopausia coincide con otros acontecimientos altamente estresantes, como son la pérdida de seres queridos (pareja, padres), enfermedades,  cuidado de familiares, abandono del hogar por parte de los hijos… Esto supone en algunos casos considerar consecuencias negativas de otros factores a los cambios producidos por la menopausia. También las características personales de la mujer influyen, una mujer con baja autoestima y poca resistencia al estrés vivirá la menopausia de forma más negativa. Por lo tanto, la menopausia difiere mucho en consecuencias de una mujer a otra, no se puede ni se debe generalizar.

Al igual que en cualquier otra etapa evolutiva, es importante llevar una vida saludable y adecuada al momento, realizar ejercicio físico adaptado a cada mujer (caminar, bailar, yoga, natación…), abandono de hábitos nocivos que se puedan tener, tales como fumar o consumo excesivo de alcohol, y alimentarse de forma correcta, lo que supone disfrutar de nuestra dieta mediterránea, disminuir el consumo de grasas, sal y azúcar,  y aumento del consumo de fibra si éste es deficitario (un aumento exagerado tampoco es conveniente, todo en su justo grado).

Por lo tanto, vivamos la menopausia como lo que es, un proceso natural y, en algunos aspectos, una liberación. Un cambio que no tiene por qué ser negativo, y que va a depender de nosotras, en muy buena parte, que no lo sea.  Sigamos disfrutando de nuestras vidas, se inicia una nueva etapa, una larga etapa que puede y debe ser altamente positiva.


Ronda Festiva en Malkasten

Read Full Post »