Feeds:
Entradas
Comentarios

SACRIFICIO, EL JUSTO

“Mujer de Azul”. Paul Cézanne.

Al llegar a cierta edad es fácil que tengamos personas a nuestro cargo. En ocasiones se une el cuidar de los/las hijos/as con atender a los padres. Puede resultar agotador. Recuerdo que me contaron en una ocasión como un hijo, ya de cincuenta y tantos, acabó ingresado por un infarto. Llevaba años ocupándose él solo de sus padres, su día a día se reducía a trabajar y atender a sus padres. Al final no pudo con tanta tensión.

El estrés pasa factura. Una situación de estrés mantenida en el tiempo afectará a nuestro organismo allí donde éste sea más débil. Por otro lado, el estar siempre ocupándonos de otras personas sin atender a nuestras propias necesidades, sin dedicarnos un tiempo y unos cuidarnos, afectará a nuestro estado de ánimo, del estrés podemos pasar a la depresión. No parece que la perspectiva sea agradable.

Hemos de tener en cuenta, además, que el exceso de sacrificio puede acabar en resentimiento hacia esa persona o personas a las que estamos atendiendo. Esa persona o personas que nos “roban” el tiempo para nosotros/as mismos/as, para nuestro propio cuidado, disfrute, aficiones… Para no llegar a estos extremos es necesario que en la medida de lo posible dediquemos un tiempo a nuestra atención. Necesitamos hacerlo por nuestra propia salud, es sumamente importante recordar que si nosotros/as no estamos bien no podremos atender a la otra persona. Solamente cuidándonos podemos cuidar.

Recomiendan a los cuidadores no profesionales que hagan como los cuidadores profesionales, que tengan su tiempo libre e incluso sus vacaciones. Pero en ocasiones esto no es posible, al menos vacaciones, quizá sea más fácil dedicarnos en nuestro día a día un tiempo. Tiempo para pasear, leer, hacer ejercicio, ver una película o simplemente descansar.

En ocasiones los/las cuidadores/as no profesionales son reacios/as a pedir ayuda. Por un mal entendido sentido del deber, creen que han de ocuparse de todo ellos/as, ¡qué gran error! Somos humanos y tenemos nuestras necesidades, y diría que es casi una obligación cuidarnos a nosotros/as mismos/as. Y lo es para estar bien, para aceptar la vida que tenemos de la mejor manera posible, para sentirnos alegres y para cuidar y atender a los demás con amor y cariño, dando lo mejor de nosotros/as mismos/as.

Quiérete mucho.

“Woman in the Garden. Sainte-Adresse”. Monet

Anuncios

SI TÚ NO SABES NADA DE MÍ

Los estudiantes de la Universidad Estatal de Yogyakarta se disfrazan para un desfile en la calle Sudirman, Yogyakarta, para celebrar el año nuevo chino. Autor: Crisco 1492

.Amaia Montero “Nacidos para creer”

Me ha encantado esta canción, me hubiera gustado haberla escuchado, mejor dicho, que se hubiera creado, hace muchos años, cuando yo no peinaba canas y me entraba pavor cada vez que tenía que pasar delante de una obra “a ver qué me dicen” pensaba, porque algunos “piropos” de los obreros eran de lo más soez. Y hablo de los obreros, pero simplemente caminar por la calle era un riesgo por posibles comentarios de los chicos de mi edad y también de algunas chicas. ¡Qué años tan difíciles! Yo no sé si esto sigue pasando, como ya peino canas…

Afortunadamente con los años llega la seguridad en una misma y ahora me importa un pimiento lo que digan o piensen de mí gente que, como dice Amaia Montero, no sabe nada de mí. A estas alturas sólo me importa la opinión de la gente que quiero y que sé me va a tratar con respeto, cariño y consideración. Como yo a ellos.

Pero con cierta edad es difícil pasar de comentarios y no digamos cuando se tiene la mala suerte de dar con malas personas, chicos o chicas que llegan al insulto o incluso la agresión física. También están las malas amigas y los malos amigos, personas que amparándose en una “amistad” hieren con saña. Éstas y éstos se pueden dar en cualquier edad, pero cuando el carácter no está formado y somos como un lienzo en blanco, es más fácil ser dañados/as y más cuando se confía en la otra persona y no tenemos otras referencias, otros/as amigos/as con los/las que comparar.

Falta empatía. Las personas que acosan, insultan, pegan… son incapaces de ponerse en el lugar del otro. La desconsideración abunda. También en la edad adulta, en ocasiones algunas personas se consideran con derecho a obtener algo de otra cuando eso no es así. Se me viene ahora a la cabeza el ciclista que hace unos días exigió a la chica que le había dado el ramo de flores que le diera un beso, ¿y si no le apetecía? ¿estaba en su contrato que tenía que hacerlo? Pero no tiene toda la culpa el ciclista, durante muchos años se consideraba normal que las chicas que entregaban el ramo también daban un beso. Pero las cosas, afortunadamente, están cambiando. Quizá mejor sería que lo hicieran, a la vez,  chicos y chicas,  o si lo hacen niños y niñas, siempre que no se exijan besos que quizá no se quieran dar ¿(se pueden hacer contratos que incluyan besos o no? ¿hasta qué punto sería ética la exigencia de un beso en un contrato verbal o escrito?). Recuerdo también cómo hace muchos años, en un trabajo, a las chicas se nos decía que nos pusiéramos guapas porque iba a haber visita, y lo hacíamos, nos arreglábamos. Ahora pondríamos el grito en el cielo. Eran otros tiempos… ¿o no?

La adolescencia y primera juventud dejan su huella, y sólo con el tiempo (en ocasiones es necesaria terapia) se pueden superar ciertas experiencias. Hoy en día, lamentablemente se están dando muchos casos de acoso en colegios e institutos. Yo a este acoso lo llamo maltrato, porque lo es. Es un maltrato psicológico, como en todos los malos tratos, y es un maltrato en ocasiones físico, como en algunos casos de malos tratos.

Me gustaría decirle a estos chicos y chicas que lo están pasando tan mal, que no se callen, su silencio le da alas a sus maltratadores/as. El maltrato se mantiene porque la víctima calla por miedo, a veces incluso por vergüenza , cuando los/las que deberían sentir vergüenza son los/las que maltratan. Me gustaría decirles también que esto pasará y quedará como un mal recuerdo, por lo que no deben tomar decisiones drásticas. Hay un mañana, y ese mañana será mejor que su presente, y éste puede cambiar si se toman las decisiones correctas (y a día de hoy no se está haciendo).

Nuestra sociedad está fallando. Falla en el respeto, en la empatía, en una educación básica que parece no existir. Hay que atajarlo y hacerlo ya, porque esos niños y niñas que maltratan se harán mayores y si su conducta no se ha corregido, seguirán maltratando. No se consigue nada con la expulsión de los colegios o institutos, bueno, quizá el que la víctima esté más tranquila (si no le/la esperan a la salida, claro), pero lo que es evidente es que esos chicos/as maltratadores/as necesitan terapia para modificar su conducta. Posiblemente la terapia sería necesaria a nivel familiar.

Respetemos y hagámonos respetar. Huyamos de la mala gente. No callemos, y desde luego, hagamos oídos sordos con la gente que, como dice Amaia Montero, no sabe nada de nosotros/as.

“Si tú no sabes nada de mí
Ni dónde, ni con quién, ni cuándo
Si cuelgo a dios o al diablo en la pared
A qué me atreví, lo que nunca haré
¿A cuánto vendes tú la verdad?
¿Quién te dio vela en este entierro?
No busco un clavo ardiendo
Y si miro atrás tú no estas ahí
Con los que pondrán la mano en el fuego por mí.

Si tú no sabes nada de mí
Ni dónde, ni con quién, ni cuándo
Si cuelgo a dios o al Diablo en la pared
A qué me atreví, lo que nunca haré
¿A cuanto vendes tu la verdad?
¿ Quién te dio vela en este entierro?
No busco un clavo ardiendo
Y si miro atrás tú no estas ahí y nunca estarás”

  “Pruning the roses” de Raffaello Sorbi

SABER AMAR

https://i.pinimg.com/736x/da/f3/7a/daf37a10072e0ae35462065f612b723a--oil-painting-on-canvas-figure-painting.jpg

¡Qué difícil es! Es ocasiones nos perdemos, intentando agradar a la otra persona, a nuestra pareja, dejamos de ser nosotros/as mismos/as. “Olvidamos” lo que nos gusta para asumir como propias las aficiones de la pareja, cambiamos de forma de vestir, de peinarnos y casi hasta de pensar y sentir, sólo por darle gusto a la persona con la que compartimos nuestra vida. Es curioso como “recordamos” todas nuestras aficiones cuando la pareja se rompe, llama la atención también que dejemos de realizar actividades que supuestamente nos encantaban (ésas que eran de gusto de él o ella).

Hemos de seguir haciendo lo que nos gusta, siempre desde el respeto. Si se es aficionado/a al fútbol, está bien ir a los partidos, si nos gusta esquiar, bailar, montar en bici, pasear o cualquier otra afición que no podamos compartir con la pareja, hemos de mantenerla, pero dejando espacios para compartir (no es cuestión de irse todos los domingos al fúbol o a bailar). Hay que negociar porque la pareja necesita pasar tiempo unida, compartiendo gustos comunes. Y esa afición que no podemos compartir, pasa ser común cuando se habla de ella, cuando se cuenta la experiencia, es una forma de compartirla también.

Se trata de no olvidarnos de nosotros/as /as pero al mismo tiempo cuidar de nuestra pareja, se trata de que tenga su espacio y nos deje el nuestro, pero deseando al mismo tiempo estar juntos y encontrar los momentos para hacerlo. Hemos de mantener una vida en común y cuidarla, pero difícilmente podemos hacer feliz a la otra persona si no lo somos nosotros/as, y no seremos felices si nos olvidamos de quienes somos, de lo que nos gusta, de lo que nos hace sentir bien.

Saber amar implica aceptar a la otra persona tal y como es, con sus virtudes y sus defectos sin cometer el grave error de intentar cambiar lo que no nos gusta. Si amamos a alguien ha de ser en su totalidad, entendiendo que nosotros/as tampoco somos perfectos/as. Por supuesto, no hemos de permitir tampoco que nuestra pareja quiera cambiarnos, ha de amarnos tal y como somos (lo que no quita que podamos dar un gusto a la otra persona poniéndonos ese vestido que le gusta a él o la camisa que le encanta a ella, los extremos nunca son buenos). Acompañar a la pareja en su camino, ir a su lado, compartir sin dejar de ser uno/a misma. Apoyar y dar amor.

Se trata de saber ceder y al mismo tiempo hacernos respetar, de dar para recibir, de sentirnos felices haciendo feliz a la otra persona, y que esa persona sea feliz cuando nos haga felices a nosotros/as. Hay que estar pendiente de la otra persona sin dejar de cuidarnos nosotros/as mismos/as, de amarla y respetarla y al mismo tiempo exigir lo mismo. Porque si una persona nos ama, ha de cuidarnos, apoyarnos y respetarnos. En caso contrario, no es amor.

Creo que es con los años, si nos acompaña la suerte, cuando aprendemos realmente a amar. Cuando sabemos estar con la otra persona, hacerla feliz siendo felices nosotros. Cuando ya tenemos claro que el amor nos tiene que hacer más felices y no infelices, cuando hemos descubierto que el amor es sinónimo de apoyo, de comprensión y sobre todo de respeto. Cuando hemos comprendido que el amor es alegría y no tristeza, que es esperanza e ilusión y no amargura y desencanto, en fin, cuando ya sabemos que no hay que sufrir por amor.

Gracias a mi amor, a mi marido, por darme tanto amor y sobre todo por saber amarme.

Obra de Karen Tarleton

 

LOS EPISODIOS DE NUESTRA VIDA

File:SYNTAX(1813) - 03 - Doctor Syntax, Stopt by Highwaymen.jpg

“Doctor Syntax, Stopt by Highwaymen” Thomas Rowlandson (1756–1827)

 

Cada una de nuestras vidas pasa por diferentes etapas, episodios que se van sucediendo unos tras otros. A veces son años, en ocasiones van a un ritmo más rápido, pero lo que desde luego no pasa es que nuestra vida permanezca inalterable. Podemos cambiar de lugar de residencia y tendremos que habituarnos a otra ciudad, quizá incluso a otro país, Cambiamos de trabajo, en ocasiones de pareja, de estudios…Todo cambia, nosotros cambiamos, nuestro entorno cambia constantemente, nuestra familia, amistades…

Algunos cambios los decidimos nosotros, en estas ocasiones no nos supone mucho estrés e incluso podemos sentir alivio. Pero otras veces la vida nos sorprende,  para bien o para mal, por ello tendremos periodos positivos y otros negativos, buenos y malos tiempos se sucederán unos tras otros a veces con tanta rapidez que podríamos  pensar que nuestra vida es una montaña rusa.

Si el cambio es a positivo, nos llega un amor, nos toca un gran premio de Lotería, nos sale un trabajo estupendo, aceptaremos con alegría esta gran suerte y pensaremos, erróneamente, que será así siempre, Pero la vida no es así, tiene parte buena y mala, bonitas épocas, años tranquilos, años ilusionantes, tiempos apasionante… pero también tiempos dolorosos, tristes, inquietantes, angustiantes, frustrantes…

Estamos viviendo un momento dulce y de repente un acontecimiento, más o menos traumático, vuelve nuestra vida del revés. Todo cambia, nos viene un disgusto más o menos serio, más o menos doloroso, pero produciendo un intenso cambio en nuestro día a día marcando un antes y un después. Puede ser fallecimiento de un familiar, el despido inesperado de un trabajo, un divorcio, una enfermedad grave, un accidente…y lo que era nuestra tranquila vida pasa a formar parte del pasado.

Todo un cúmulo de emociones nos invaden. En nuestra vida de repente no existe nada más que la situación en la estamos envueltos.

En este momento somos incapaces de ver que el tiempo pasará, que llegarán tiempos mejores, porque en esta vida, de uno u otro modo, ya lo he dicho, todo cambia, todo pasa.

Siguiendo el Modelo de Kübler-Ross (Elisabeth), cuando un hecho traumático sacude nuestras vidas pasamos por varias etapas. Según este modelo las etapas del duelo ante una pérdida serían 5:

1º Negación

2º Ira

3º Negociación

4º Depresión

5º Aceptación

Estas etapas pueden tener mayor o menor duración, se puede estar en una y retroceder a la anterior, es un proceso que varía en cada persona.

La primera reacción suele ser la negación, “esto no me puede estar pasando a mí”, (siempre pensamos que hay cosas que sólo le pasan a los otros, también las buenas). Hay una incapacidad para aceptar la realidad y un total sentimiento de incredulidad.

Después, generalmente, nos invadirá la ira, el enfado con la vida, con el destino o con Dios (dependiendo de las creencias de cada cual).

Tras la ira intentaríamos llegar a un acuerdo con la vida, con Dios… (si le curas iré a Misa todos los días, si mi hija sobrevive a la operación pasaré mucho más tiempo con ella y seré más paciente con toda la familia, haré un donativo a una ONG…)

La frustración es grande cuando nada parece funcionar, y entonces, sombríamente, aparece la depresión, el decaimiento absoluto, la tristeza nos envuelve y nos sentimos incapaces de seguir adelante.

Pero pasará el tiempo, más o menos largo, y llegaremos a aceptar lo que nos está pasando, pensaremos que ha llegado el momento de tomar decisiones y seguir adelante. Sentiremos que no hay vuelta atrás, que hay un antes y un después y lo aceptaremos. Un nuevo episodio se abre ante nosotros, hemos de seguir por n nuevo sendero en nuestro camino de la vida.

El tiempo pasará y volveremos a sonreír. La vida nos sorprenderá en cualquier momento con un hecho positivo que hará que vivamos cada día con una nueva ilusión. Un nuevo miembro llegará a la familia, nos ofrecerán un trabajo fantástico, conoceremos a personas que alegrarán nuestras vidas, encontraremos un nuevo amor…

Vivamos por lo tanto, y en lo posible, con una actitud positiva todo lo negativo que pasa en nuestras vidas. Hemos de afrontarlo de la mejor manera posible y cuanto antes para salir adelante. La esperanza debe ser nuestra compañera en el día a día. Afrontar las cosas con una actitud positiva hace que se resuelvan antes y que nosotros/as no nos sintamos tan mal tanto tiempo. Una actitud negativa sólo enlentece nuestra salida de la mala época, cuanto antes aceptemos la nueva situación antes iniciaremos un nuevo camino y antes llegará el momento en el que todo irá mejor. Porque, no lo dudes, ese momento llegará.

 

File:SYNTAX(1813) - 20 - Doctor Syntax, Rural Sport.jpg

“Doctor Syntax, Rural Sport” Thomas Rowlandson (1756–1827)

“HAY MUCHO BUENO EN MÍ”

Historisches Museum Basel Anamorphosis 25102013.jpg

Anamorphosis by Hans Heinrich Glaser, 1650. Historisches Museum in Basel. de Vassil

Después de un tiempo escuchar en la radio esta canción de Amaral me sorprendí a mí misma cambiando la letra. Medité sobre ello y me di cuenta de que la letra me resultaba tan negativa, tan desmotivadora, tan pésima para la autoestima, que, de forma inconsciente, la iba cambiando.

Esta nueva letra, que yo iba creando,  me provocaba sensaciones mucho más agradables que la original. Me hacía sentir bien, positiva, contenta, motivada para hacer un montón de cosas, sintiéndome capaz de conseguir casi todo lo que quisiera porque mi actitud era la ideal para ello, sentía cómo mi autoestiima se elevaba y me provocaba una sonrisa cuando no una carcajada. PORQUE HAY MUCHO BUENO EN MÍ.

Así que he decidido compartirla con todos/as vosotros/as.

Antes que nada pedir perdón por el cambio. Sé que mi letra no es buena, simplemente creo que hace sentir bien, y como Psicóloga me parece una buena idea compartirla, espero también os ayude a mejorar vuestro estado de ánimo y ojalá os acabe sacando, como a mí, al menos, una sonrisa. (Recomendación: si la cantáis a voz en grito los efectos positivos se multiplican).

Primero, y con mis respetos y admiración a Amaral, aquí va su letra original:

“NOCTURNAL” DE AMARAL

Primera norma nocturnal
No me mires así
Nada te puedo dar
No hay nada bueno en m

La tierra lucha contra el sol
Y todos los planetas
En perfecto descontrol
órbitan sobre mi cabeza

No puedo controlar mi vida
Solo te quiero prevenir
Nunca he tenido disciplina
No hay nada bueno en mi

Presiento lo que va ocurrir
El circulo se cierra
Mira que te lo advertí
Esa es mi naturaleza

No puedo controlar mi vida
Solo te quiero prevenir
Nunca he tenido disciplina
No hay nada bueno en mi
No hay nada bueno en mi

Un impulso irracional
De destruirlo todos
Hundirte y descender
Como el octubre rojo
Y volverte a levantar
Cuando has tocado fondo
De una mala racha

Misteriosas e infinitas
Son las leyes del azar
Si pudieras elegir
Cual de ellas romperías

Ahora no puedo controlar mi vida
Solo te quiero prevenir
Nunca he tenido disciplina
No hay nada bueno en mi
No hay nada bueno en mi
Ni nada más que decir

Y ésta es la letra que he creado yo:

NOCTURNAL (MODIFICADA POR MÍ)

Primera norma nocturnal 
sí, mírame así
mucho te puedo dar 
hay mucho bueno en mí.

La tierra se funde con el sol 
y todos los planetas 
en un hermoso control
orbitan sobre mi cabeza.

Yo puedo controlar mi vida 
nada se puede resistir
siempre he tenido disciplina 
hay mucho bueno en mí.

Presiento lo que va ocurrir 
el circulo se empareja
todo lo puedo descubrir
ésa es mi naturaleza.

Yo puedo controlar mi vida 
nada se puede resistir 
siempre he tenido disciplina 
hay mucho bueno en mí

hay mucho bueno en mí

Un impulso natural
de abrazarlo todo
levantarte y ascender 
como claveles rojos
y volverte a levantar
cuando has tocado fondo 
de una mala racha.

Misteriosas e infinitas
son las leyes del azar 
si pudieras elegir 
cuál de ellas eligirías.

Yo puedo controlar mi vida 
nada se puede resistir 
siempre he tenido disciplina 
hay mucho bueno en mí

hay mucho bueno en mí

hay mucho bueno en mí

y mucho que decir.

 LadiesHomeJournal1902-07.jpg

Cover art by George Gibbs for the July, 1902, issue of Ladies’ Home Journal.

NUNCA OLVIDES QUE, SI TE LO PROPONES, HAY MUCHAS COSAS QUE PUEDES CONSEGUIR.

NUNCA OLVIDES QUE, SI TE LO PROPONES, PUEDES SER FELIZ.

Violencia y más violencia.

Ya he hablado de la violencia de los /as hijos/as hacia los padres LA FALTA DE RESPETO DE LOS/AS HIJOS/AS A SUS PADRES/MADRES, y ése es el problema básico, la falta de respeto, hacia los padres en muchas ocasiones, hacia los profesores y hacia los adultos en general ( también hacia los/as compañeros/as de clase, tristes, y en ocasiones con fatales consecuencias, son los casos de acoso escolar).

A mí me enseñaron desde niña que a los mayores había que respetarlos, ¿se sigue dando esa enseñanza? Me enseñaron también y por supuesto, que a los/as maestros/as y profesores/as había que guardarles el debido respeto, ¿se sigue diciendo esto? ¿En qué momento nos hemos perdido?, ¿cuándo se ha dejado que el poder lo tengan los/as hijos/as? Creo que aquí las leyes tienen mucho que dedir. Un hijo denuncia a su padre por haberle dado un bofetada y resulta condenado a pena de cárcel y además orden de alejamiento  .Denuncia de un hijo a su padre y posterior condena Y quiero dejar claro aquí que no estoy de acuerdo con el castigo físico, hay otros medios, otras formas de educar, como castigar sin salir el siguiente fin de semana en este caso, dado que el motivo de la bofetada fue por regresar dos horas más tarde de la hora pactada (y de forma recurrente) en una salida de fin de semana. Y no importa que después se retire la denuncia, la Justicia sigue su curso y ya nada se puede hacer, las consecuencias, el castigo, es para el padre. ¿Qué saca un chico/a en consecuencia de esta situación?, pues que puede hacer lo que le da la gana y más si amenaza con denunciar (que ya hay casos). Y de nuevo digo que no estoy de acuerdo con el castigo físico, porque es innecesario si se saben utilizar otros medios a nuestro alcance, pero también deberíamos entender que el deber de un padre es educar, y que, si no sabe hacerlo de forma correcta, lo que hay que hacer es enseñarle, por ello en este caso la “condena” al padre debería haber sido unos talleres de formación, junto con su hijo, para que la relación entre ellos fuera mejor y desde luego para que el padre pueda seguir ejerciendo su labor de educador, porque ése es su deber como padre, ¿y vamos a impedir que ejerza su deber? Y luego nos quejaremos de que ese chico esté a las dos de la mañana en la calle, “¡qué padres tendrá!” De tal manera que nuestro comportamiento es un tanto hipócrita, condenamos a un padre porque quiere marcar unos límites a su hijo para que le respete, pero también le censuramos si su hijo no tiene un comportamiento correcto, y los/as niños/as no vienen con “manual de instrucciones”, todos/as tenemos que aprender a educar.

Creo que en la educación hemos pasado de un extremo al otro, del excesivo autoritarismo a la excesiva permisividad, EXCESIVA PERMISIVIDAD EN LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS, y las leyes no ayudan para llegar al deseado, y adecuado, término medio.

Niños que agreden a un mendigo, y lo hacen a las cinco de la mañana, así que, para empezar, ¿qué hacen unos niños a las cinco de la mañana en la calle? Responsabilidad de los padres (ignoro el tipo de educación que le están dando a sus hijos, pero no está dando resultados).

La educación de los/as hijos/as ha de iniciarse de niños, de muy pequeños, a fin de que cuando sean mayores tengan claras algunas cosas, y en todo caso, nunca es tarde para enseñarles lo siguiente:

REGLAS BÁSICAS PARA TRANSMITIR A LOS/AS HIJOS/AS

  1. HAN DE RESPETAR A TODAS LAS PERSONAS, INDEPENDIENTEMENTE DE SU EDAD, CULTURA, EDUCACIÓN, CONDICIÓN SOCIO-ECONÓMICA O FÍSICA.
  2. NUNCA HARÁN A NADIE LO QUE NO QUISIERAS QUE TE HICIERAN A ÉL/ELLA.
  3. GUARDARÁ UN RESPETO ESPECIAL A LAS PERSONAS MAYORES Y A LOS QUE SON MÁS PEQUEÑOS/AS QUE ÉL/ELLA Y A LAS PERSONAS MÁS INDEFENSAS EN GENERAL.
  4. GUARDARÁ UN RESPETO ESPECIAL A SUS PADRES, PROFESORES/AS Y COMPAÑEROS/AS DE CLASE.
  5. SUS CONDUCTAS TENDRÁN SUS CONSECUENCIAS, POSITIVAS SI SU CONDUCTA ES ADECUADA Y NEGATIVAS SI NO LO ES (PREMIO Y CASTIGO)
  6. RECIBIRÁ UN PREMIO SI…(CONDUCTAS QUE SE REQUIEREN, COMO APROBAR EL CURSO, TAL ASIGNATURA, HACER SU CAMA, PONER LA MESA, ETC).
  7. DE IGUAL MANERA RECIBIRÁ UN CASTIGO SI TIENE UNA CONDUCTA NEGATIVA (PEGAS A TU HERMANO, SUSPENDES EL CURSO, ETC).
  8. HAY NORMAS (ENUMERAR) QUE TENDRÁ QUE CUMPLIR Y LÍMITES QUE NO PODRÁ TRASPASAR (ENUMERAR). SI LO HACE HABRÁ UNA CONSECUENCIA NEGATIVA (NUNCA UN CASTIGO FÍSICO) TAL COMO: NO JUGAR CON LA PLAY, NO IR A JUGAR AL FÚTBOL, NO SALDRÁS ESTE FIN DE SEMANA, TE QUITARÉ EL MÓVIL, ETC).

Estas normas se pueden poner por escrito con hijos/as adolescentes, y se ha de estar abiertos a la negociación (retraso en la hora de llegar a casa), también se puede intercambiar una buena conducta suya por una propia, algo que ellos quieren que nosotros hagamos, por ejemplo: si apruebas todas las asignaturas me comprometo a jugar contigo con la play una hora todos los domingos.

Y siempre hemos de recordar que una casa tiene que ser un hogar, un sitio al que apetezca regresar, en el que reine la paz y la armonía, por ello los/as hijos/as han de sentirse sobre todo queridos y también respetados, dejándoles siempre claro que su educación, la básica, depende de nosotros, que nos mueve el cariño hacia ellos y el deseo de que el día de mañana tengan todas las herramientas para desenvolverse bien en sociedad y sean personas felices.  Nosotros/as en el futuro también tendremos nuestro premio o nuestro castigo, hijos/as responsables, seguros, negociadores y cariñosos (si  nosotros les hemos dado amor) o hijos/as distantes, sin saber comportarse y quizá agresivos.

En ocasiones, y pese a todos nuestros intentos y nuestro esfuerzo, un hijo o una hija se escapan de nuestra mano, llegados a este punto, siempre se puede acudir a un psicólogo/a que nos puede ayudar, pero si hacemos las cosas bien, y vamos corrigiendo conductas poco a poco y desde pequeños, siempre será mucho más difícil que eso suceda.

Y PARA TERMINAR, Y SIN OLVIDAR NORMAS Y REGLAS IMPRESCINDIBLES, RECORDAR QUE TAMBIÉN SON IMPRESCINDIBLES:

  1. EL CARIÑO.
  2. EL APOYO.
  3. EL RESPETO.
  4. LA COMPRENSIÓN.
  5. EL DIÁLOGO.
  6. EL BUEN EJEMPLO.

SUPERAR UNA VIOLACIÓN

Las agresiones sexuales siempre resultan traumáticas y por lo tanto difíciles de superar, el silencio no es la solución, siempre hay que pedir ayuda y denunciar.

En este artículo me voy a centrar en la violación a la mujer, si bien mucho de lo que aquí refiero puede ser válido para otro tipo de  víctimas y otros tipos de agresiones sexuales.

La superación de la agresión depende de muchos factores, entre ellos: las características de la víctima y su capacidad de afrontamiento;  su entorno, sobre todo  del apoyo que reciba de familiares y amistades; del tipo de agresión sufrida y grado de violencia; del tipo de relación existente con el agresor….

Tras una violación la mujer se siente sucia y por lo tanto puede tomar la equivocada decisión de darse una ducha intentando eliminar así todo rastro del agresor y dificultando por lo tanto la labor policial. En ese momento tan doloroso, con fuerte carga emocional, es difícil tomar decisiones, pero hay que llamar al 112 o a una amiga o familiar que acompañe en esos momentos tan duros. Urge una revisión médica y por supuesto la consiguiente denuncia.

Por lo tanto, si has sufrido una violación, por favor, pide ayuda.

Después se trata de recuperar la vida normal, anterior a la agresión, y no es algo que resulta fácil. Con frecuencia las victimas de una violación sufren estrés postraumático que implica una serie de síntomas que dificultan enormemente el retorno a la normalidad y aumentan el sufrimiento de la mujer víctima de la violación.  Este trastorno se caracteriza por recuerdos recurrentes del suceso que se pueden presentar en cualquier momento a modo de  flashback , insomnio, pesadillas, gran malestar ante personas, cosas o lugares que puedan recordar la agresión ( con la consiguiente conducta de evitación) y también incapacidad para recordar algún hecho de la agresión, miedos exagerados, irritabilidad, hipervigilacia, evitación de conductas afectivas y más si conllevan relaciones sexuales…

Como he dicho antes, el retomar la vida normal después de una violación puede resultar más o menos difícil dependiendo de muchos factores. Siempre es mejor pedir ayuda a un/a psicólogo/a, y desde luego más si se comprueba que es difícil llevar una vida normal, sin sufrimiento, y no se es capaz de mantener relaciones personales normales.

Con ayuda todo resulta más fácil. En todo caso, y para empezar, hay que desahogarse,  el silencio no ayuda, hay que contar lo que ha pasado, recibir apoyo emocional es el primer paso para salir del túnel del trauma. Hay que ir retomando, poco a poco, las actividades normales que antes resultaban placenteras, e intentar tolerar cosas, personas, lugares que puedan recordar la agresión, la evitación sólo agravará el problema.

Si todo esto no lo puedes hacer sola, pide ayuda.

El único culpable de una violación es el agresor. Pero hemos de ser prudentes y por lo tanto evitar lugares peligrosos y solitarios, sobre todo de noche. También estar pendientes de nuestras bebidas, no perderlas de vista, así evitaremos que puedan echar alguna droga en el vaso.

Tras una violación la mujer suele evitar las relaciones con hombres por miedo, pero hay que recordar que, afortunadamente, no todos los hombres son iguales y que hay hombres estupendos con los que se se puede tener una relación maravillosa. Si has sufrido una violación, recuerda que uno de esos hombres estupendo está por ahí, que está esperando conocerte y hacerte muy feliz. Sonríe por lo tanto a la vida y a tu futuro, a ése que te dará muchas alegrías creando preciosos momentos para recordar.

Si ya tienes pareja, ese hombre será tu apoyo, y junto a él conseguirás seguir adelante con tu vida. Él ha de tener paciencia, la mujer que eras puede tardar un poquito en volver, pero volverá y de nuevo tendréis una relación de pareja satisfactoria y feliz. Ánimo, recuperarás tu vida y tu sonrisa.